Buscar
22:43h. Viernes, 15 de noviembre de 2019

Pasados ya tres días desde que terminaron las elecciones a la presidencia de la Junta de Andalucía, vemos, leemos y oímos toda clase de análisis de lo ocurrido. Evidentemente, unos nos parecen mejores que otros, pero en esto de opinar ya se sabe, para gustos los colores.

Yo también tengo mi opinión sobre lo sucedido y agradezco la posibilidad que me brinda este medio para compartirla con todos vosotros.

A todos aquellos que dicen que el bipartidismo, ese mundo en el que solo existen PP y PSOE, sigue vivo y coleando, decirles que el resultado electoral muestra que el bipartidismo está tocado y muy tocado.

Tanto PSOE como PP como IU también, han bajado en número de votos, aunque por mor de la ley electoral, la famosa Ley D'Hondt, el PSOE haya salido beneficiado y mantenga su número de diputados aún habiendo bajado más de 100.000 votos.

Todos los partidos han hecho su particular análisis y, sinceramente, coincido con casi todos ellos, aunque habrá que poner muchos matices a todo lo dicho.

Me preocupa mucho que mis compañeros de IU Andalucía sean ahora conscientes de las dificultades que tiene eso de pactar con el PSOE y eso de frenar por frenar a la “derecha” como el cuento aquel de !que viene el lobo!

Hay que ver la de cosas que se han dicho de IU Extremadura, la de barbaridades que se escribieron y la de veces que se solicitó una intervención en la federación de IU Extremadura para recobrar la supuesta “normalidad·

De todos aquellos que en su día decían esas cosas, muchos llegaron a ocupar sillones y a intentar hacer políticas que, a la postre, sirvieron para poco y no han sido comprendidas por el electorado. A las pruebas me remito.

Es triste, muy triste, el trato que ha dado a su ex-socio de gobierno la que será presidenta de la Junta de Andalucía. Ese agradecimiento a los andaluces por haberle liberado las manos para poder hacer su política sin estar atada a Izquierda Unida, dice mucho de cómo interpreta esta señora y su partido lo de gobernar en coalición

La irrupción de Ciudadanos y de Podemos en el nuevo mapa político me parece una buena noticia, más allá de sus ideas, que obviamente uno puede no compartir, me parece que un parlamento con más voces se hace más representativo y democrático. Lástima que los partidos nacionalistas y el partido de Rosa Díez (UPD) no hayan conseguido representación.

Muchos me han preguntado estos días si esta situación es trasladable a nuestra comunidad autónoma, y la verdad es que no tengo una varita mágica que pueda predecir el futuro. Y aseguro que si la tuviera, estaría más preocupado por otras cosas que por saber cuál sería el resultado en Extremadura.

Yo creo que aquí se han hecho mejor las cosas. Aquí no se ha gobernado con el PSOE ni con el PP, aquí no hay sillones ni consejerías que repartir, aquí IU ha hecho oposición y creo que ha sabido marcar distancias.

En la breve historia de IU, tanto a nivel nacional, autonómico o local, siempre que se han producido acuerdos de gobiernos con el PSOE en el siguiente proceso electoral, hemos bajado notablemente.

Si damos un vistazo a los datos, se comprobará que es cierto lo que digo. En Trujillo, nuestro tope máximo lo alcanzamos con 2 concejales, entonces pactamos un gobierno con el PSOE y en las próximas elecciones quien salió beneficiado de ese pacto fue el PSOE, mientras que a nosotros nos castigó el electorado. Igual que lo pasado en Andalucia.

No sé qué va a pasar el 23 de mayo, no se cuál será el resultado, pero si hay una cosa que sé y de la que me siento bastante orgulloso. Izquierda Unida respetó la decisión de sus bases, que permitieron que gobernara el partido más votado. Izquierda Unida Extremadura no ha formado gobierno, ni con el PP ni con el PSOE. Izquierda Unida Extremadura es simple y llanamente Izquierda Unida Extremadura, sin ataduras, sin complejos, con las manos limpias y dispuestas para hacer el trabajo que los Extremeños le encomienden.

Salud y Buenos alimentos.