Buscar
23:46h. Viernes, 15 de noviembre de 2019

Escribo esta colaboración hoy, día 20 de mayo de 2015, a cuatro días de que se celebren las elecciones y sepamos cuál ha sido el resultado. Pase lo que pase y ocurra lo que ocurra, siempre habrá respuestas para todo y respuestas que justifiquen todo. Eso es lo curioso que tiene esto de la política.

Vean ustedes. Izquierda Unida, grupo político al que pertenezco, es evidente que se juega mucho en estas elecciones, sobre todo en las de la asamblea de Extremadura. A nivel local, estoy convencido de que vamos a mejorar resultados, excepto en Cáceres y Plasencia, ojalá me equivoque. En el resto de municipios, seguro que mejoramos resultados.

A nivel autonómico no me atrevo a hacer pronósticos, aunque sí a dar respuestas a lo que pase. En nuestro caso, se pueden dar tres supuestos que analizo a continuación.

Primer caso: mejorar resultados. Eso significaría que se mantienen los tres diputados o mejorar. En ese supuesto, la respuesta es evidente. Ha habido un excelente trabajo, los ciudadanos extremeños a sabido valorar lo realizado por Izquierda Unida en Extremadura, somos una fuerza útil y hemos solventado el malestar interno. Ahora toca trabajar en lo interno para cohesionar aún más esta organización.

Pedro Escobar es un líder sólido que ha sido capaz de aguantar la tensión interna.

Segundo caso: empeoramos, pero seguimos manteniendo representación en la Asamblea. Esto significa que mantenemos el diputado por Badajoz o, como mucho, los dos diputados en esta provincia. Las respuestas están claras. Pedro Escobar es un líder sólido que ha sido capaz de aguantar la tensión interna y la contra campaña que se ha hecho contra él y esta formación política. La aparición de nuevas fuerzas políticas ha divido el voto y eso nos ha hecho perder fuerza. El discurso de escobar sigue siendo válido y su trabajo también.

Tercer caso: perdemos toda representación en el Parlamento extremeño. Este es el peor de los escenarios posibles, significa volver al ostracismo y aguantar una feroz crítica a la que hay que responder sin ambages. Algunos nos dirán que esto es la consecuencia de haber dejado que gobernara 'la derecha' en Extremadura, La respuesta a esto será en función del número de votos perdidos y de dónde provengan estos votos. Si provienen de las grandes ciudades. Plasencia, Badajoz y Cáceres, la respuesta es sencilla, no es tanto la decisión adoptada en su momento sino el conflicto interno lo que nos ha pasado factura. Son nuestros propios compañeros quienes, sin trabajando para la organización, han hecho que ésta se quede fuera de las instituciones.

Como pueden observar, hay respuestas para todos los escenarios posibles. En todo caso, pediré al director del periódico que no publique esto hasta después de las 8 de la tarde del domingo 24, para que ustedes vean si me equivoco en algo.

Estamos a cuatro días de las elecciones y dicen que aún hay más de un 35% de personas que no han decidido su voto. No sé si creerlo o no. Ojalá sea verdad, por si acaso en estos cuatro días que quedan habrá que trabajar a tope y seguir haciendo pedagogía política.

Salud y buenos alimentos.