Buscar
22:52h. Viernes, 15 de noviembre de 2019

Define nuestro diccionario la palabra “Cuña” como “Pieza de madera o de metal terminada en ángulo diedro muy agudo. Sirve para hender o dividir cuerpos sólidos”. A veces, tengo la sensación de que Izquierda Unida ha sido la “cuña” que este país necesitaba para romper el bipartidismo.

Ya sé que es una afirmación un tanto arriesgada y muy autocomplaciente, pero sinceramente tengo muchas veces esa sensación. Antes nadie se planteaba lo de consultar las grandes decisiones a las bases (afiliados y simpatizantes) y ahora parece que se ha puesto de moda.

Estamos en plena campaña electoral de municipales y autonómicas por casi todo el país, y todo apunta a que, por fin, el bipartidismo puede romperse; todo apunta a que en los parlamentos regionales van a aparecer y con fuerza, los llamados “Partidos minoritarios”, léase, Podemos, Ciudadanos, UpyD... etcétera.

Es verdad que algunos ya tenían representación en algunas Asambleas legislativas, pero en la gran mayoría de parlamentos triunfaba el bipartidismo.

¿Y porqué digo lo de Izquierda Unida Extremadura? Pues, sencillamente, porque Extremadura demostró no tener ni miedo escénico ni necesidad de sillones, tan solo consultó a sus bases e hizo lo que sus militantes y simpatizantes decidieron.

Con esa decisión, considero que IU Extremadura actuó de cuña contra el bipartidismo, haciendo que el miedo escénico desapareciera de escena y allanando el camino para quien venga detrás.

Ahora, nos enfrentamos a una situación complicada. No sé qué va a pasar el día 24, pero tengo claro que, pase lo que pase, tendremos respuesta para todo.

Si la cosa sale bien, diremos que a pesar de las adversidades y lo difícil que nos lo han puesto, hemos sido capaces de tirar para adelante y contra viento y marea volver a tener representación en el Parlamento extremeño.

Y si la cosa sale mal, algunos dirán que es consecuencia de la decisión tomada hace cuatro años, mientras que otros entenderemos que aquello estuvo bien hecho y que el castigo ha venido por la bronca interna, que el votante tiene claro que no da la confianza a quien está continuamente metido en la pelea.

Como ven, en esto de la política hay respuesta para todo y para todos. Alguien dijo que política es el arte de decir una cosa y seguidamente la contraria sin estar nunca equivocado. En fin, qué lo vamos a hacer.

En todo caso, yo espero que no se vean los nubarrones, que la población extremeña entienda que si ha habido una fuerza que ha sido útil en esta legislatura esa ha sido Izquierda Unida y queremos seguir siendo útiles a los extremeños.

Y la garantía de romper el bipartidismo pasa por dar su confianza a Izquierda Unida, y facilita hacer que esta cuña cada vez sea más fuerte y hacer más astillas en la madera para que triunfe la pluralidad de grupos y de ideas.

Salud Y buenos alimentos