Buscar
23:37h. Viernes, 15 de noviembre de 2019

Llevo unos días pensando si vale la pena o no escribir sobre el tema que les propongo.

La verdad es que no las tenía todas conmigo y, seguramente, alguien podría pensar que es el escrito de un mal perdedor, o el lamento de alguien que no ha llegado a conseguir una meta propuesta.

Les aseguro que ninguno de los dos casos me retrata. Tengo buen perder y si no se ha conseguido la meta propuesta será porque la gente no lo ha querido.

Se preguntarán de qué va todo esto. Pues, sencillamente, va de las elecciones pasadas y de un recurso que interpuso Izquierda Unida Extremadura para que se volvieran a contar los votos considerados nulos en la provincia de Badajoz.

La razón es que el mismo día de celebración de las elecciones, detectamos que un conjunto de votos de IU se estaban considerando nulos porque presentaban una tintada de un color distinto, más azulado.

Los votos eran válidos en la medida en que ese tipo de sobres había sido validado por las Juntas Electorales. Aún así, muchos presidentes de mesas los dieron nulos.

Al día siguiente de las elecciones, los servicios jurídicos de Izquierda Unida se pusieron a trabajar y a efectuar las reclamaciones oportunas. En las primeras instancias, no nos asistió la razón y, finalmente, tuvimos que recurrir al Tribunal Superior de Justicia de Extremadura.

Este tribunal pone en conocimiento del hecho a todos los partidos políticos que se presentaron a las elecciones por si consideraban poner alegaciones al respecto.

Curiosamente, el único grupo político que presenta alegaciones es el Grupo Socialista con el argumento de que como ya nos han quitado la razón en instancias inferiores, que tampoco nos la dé el Tribunal Superior. Alegaban, además, que era una barbaridad tener que revisar todas las mesas de la provincia de Badajoz, a pesar de que nosotros pedíamos la revisión sólo de los votos nulos.

Esta y no otra, ha sido la razón que me ha motivado para escribir esta columna: el pensar lo fácil que es “platicar” sobre la transparencia y lo difícil que resulta hacer “práctica” de la misma.

Cuando he visto al líder de los socialista extremeños hablar de que esta será la legislatura de la transparencia, de la participación, del contar con todos, etcétera, y ese mismo día me envían por correo las alegaciones presentadas por el Grupo Socialista... ¡Pues, qué quieren que les diga! Han perdido toda mi credibilidad; que ahora sí que no me creo nada, que una cosa es la “plática” y otra la “práctica”.

¿Qué razón oculta puede tener el PSOE de Extremadura para ser el único que ha presentado alegaciones al respecto? ¿Hay miedo, respeto o, simplemente, revancha contra IU? Ni lo sé ni realmente me importa.

No se trata de ganar en los despachos lo que no has ganado en el campo, sino que se trata de demostrar que el juego ha sido limpio y que todos han actuado en igualdad de condiciones.

Por eso, hemos esperado a que la Cámara extremeña ya esté constituida para poder hacer pública esta situación. Hay que saber perder y también es muy importante saber ganar.

Post Data: recordemos que IU queda fuera del Parlamento por 940 votos y que el número de votos nulos ha sido el más alto de la historia de la elecciones con más de 7.000 votos. Conseguir esos 940 votos supondrían quitar un diputado al PSOE y otro a Podemos. ¿Será por eso?

Salud y buenos alimentos.