Buscar
19:45h. Domingo, 23 de Abril de 2017
Fidel Castro.
Fidel Castro.

Que lástima que uno de los sueños de mi vida ya no podrá cumplirse, siempre soñé en visitar Cuba en vida de Fidel. Algunos podrán pensar que menuda tontería, que Cuba siempre estará allí con o sin él. Pero permítanme que les diga que no será lo mismo, que ya nada será igual.

No seré yo quien defienda a ultranza la Cuba de Fidel, pero para hacer un ataque desmesurado y carente de sentido, que tampoco me busquen. Este país llamado España hizo colas para despedir y llorar al dictador Franco y cuatro días después éramos los más demócratas del mundo mundial. Tengo esa misma sensación con “La Cuba de Fidel” y los que de ella hablan.

Oigo a muchos tertulianos y, sobre todo, leo mucho en facebook a gente que no hace sino criticar la manera en que se vive en Cuba, los desastres del sistema, la pobreza, la burocracia... etcétera, y terminan diciendo lo triste que les resulta ver a gente súper formada, con títulos superiores ejerciendo profesiones que no les son propias. Licenciadas en Derecho haciendo de camareras, Ingenieros químicos que son taxistas, Matemáticos que actúan de conserjes de hotel e incluso médicos cirujanos que trabajan en fábricas. Lo curioso es que se pone en valor el trabajo y no la formación. Nadie se para a pensar que ha sido el Estado quien ha sido capaz de ofrecer esa formación a la población.

En definitiva, usamos nuestra mentalidad capitalista para procesar la información que nos llega de un sistema que no es en absoluto como el nuestro.

Nadie se atreve a discutir que la revolución fue capaz de erradicar el analfabetismo hace ya mucho.

Creo que nadie se atreve a discutir que la revolución fue capaz de erradicar el analfabetismo hace ya mucho, mejoró enormemente la sanidad y fue capaz de dar formación a todas sus gentes. También es evidente y constatable que también la revolución provocó errores, muchos y graves errores, y tampoco creo que nadie lo discuta.

No entro a valorar qué es lo mejor o qué es lo peor. A mi, personalmente, me produce pavor el pensar que hubiera sido de una Cuba capitalista e intervenida por el “hombre blanco” que vive a escasas 90 millas; qué hubiera pasado en una Cuba sin Fidel. No sé si hablaríamos de un estado 53 con su “America way of life” o de Texas… En fin, la historia fue la que fue y al igual que nosotros tuvimos a nuestro “pequeño dictador”, ellos han tenido a su “gran dictador”. Simple cuestión de estatura, no otra cosa.

A la Cuba que espero poder viajar quiero que sea una cuba de LIBERTAD, una cuba sin explotación, una Cuba que sea lo que los cubanos quieran que sea, una Cuba sin Intervención ni militar ni capital; no me gustaría ver una Cuba “Maiamizada” o una Cuba “esquilmada” por el poder económico de unos pocos “yankis” que quieran conseguir todo a golpe de talón.

Como docente creo que la educación y la formación son los motores que hacen cambiar el mundo, y la sociedad cubana tiene buenos motores y bien engrasados. Esperemos que sepan hacerlos funcionar y logren ese futuro que se merecen y desean.

Termino con un pequeño chiste que contaba mi hermano: le preguntaban ¿Cuántos Ernestos conoces? Y él respondía, tres: Ernesto Barrera (persona conocida en Trujillo), Ernesto Ché Guevara, y “ Er nesto llegó Fidel”.


 

salud y buenos alimentos.