Buscar
08:28h. Miércoles, 22 de Mayo de 2019

Ya ha pasado el tiempo, se ha protestado, se ha chillado, nos hemos llevado las manos a la cabeza y al final ... desolación.

Les importa un cuerno lo que opinen los ciudadanos, lo que les digan los técnicos o lo que el sentido común determine. Lo importante es hacer lo que les dictan las partes nobles de los sujetos que asumen responsabilidades para las que, visto lo visto, no están preparados.

¡Vaya salvajada de poda, tala y corte en todos los barrios de la ciudad! Estarán contentos los vecinos porque ya los pájaros no ensucian ni molestan su entorno.

Ahora tendríamos que saber qué opinan esos vecinos que se han quedado a la intemperie, del calor y del frío insoportables de esta ciudad, cuando tengan que mitigar las inclemencias a fuerza de consumo de energía eléctrica.

Claro que, a lo mejor, se acercan también por el Ayuntamiento a pedir dinero y les pagan la factura.