Buscar
19:08h. Miércoles, 22 de Noviembre de 2017
Foto: Helena BARRADO GONZÄLEZ.
Foto: Helena BARRADO GONZÄLEZ.

Quedan años de legislatura y ¿hacia dónde vamos? ¿qué hay en el horizonte que ilusione?, ¿qué anuncios tiene que hacernos la Corporación Municipal que no nos irriten?

No hay nada. Quietud, dejar pasar el tiempo, poco a poco ir tocando las normas que protegen la ciudad para meter la piqueta, dejar construir donde no se puede, "decorar" con atroces intervenciones el perímetro de la muralla, cortar árboles y replantar con especies que en diez años han levantado con las raíces las casas de al lado, acometer obras inacabables, hacer prácticas de albañilería con el patrimonio de la ciudad, es decir, la labor de carcoma que todo lo toca, poco a poco, como si no nos diéramos cuenta, y destroza sin razón, porque no es futuro, se llama parcheo de la miseria.

Eso sí, han comprado botes de pintura y decorado la ciudad de amarillo por todas partes.

Cuando se borre, habrá nuevas elecciones y figurará en el programa electoral que prometen volver a pintar y nos dirán que cumplen.

Sin futuro. Así nos vemos.