Buscar
02:42h. Miércoles, 26 de Julio de 2017
Foto de Helena González Barrado.
Foto de Helena González Barrado.

Han venido de repente de todas partes a rodar películas importantes (no sé cuánto de importantes) en Trujillo.

Un sólo día de rodaje ha mantenido cerrado el castillo casi diez días, y no digamos lo que ha sido la ocupación de la plaza mayor, la plaza de toros y demás espacios medianamente amplios.

La permisividad de las autoridades es total con estos acontecimientos. El destrozo de los pavimentos también con el transitar enfermizo de vehículos de alto tonelaje, y los ciudadanos asustados e invadidos, además de maltratados por "las gentes del cine"

Preguntado el  jefe de la Policía Local dice que "a cambio de nada", que es una "inversión a largo plazo ya que el nombre de Trujillo aparecerá en las películas".

Curiosa negociación. Cuando vengan a ver la ciudad en la que han rodado esas películas tan importantes, se encontrarán una ciudad deteriorada, sin medios para repararla, los ciudadanos más empobrecidos porque el ayuntamiento gasta en reponer lo que otros han roto a cambio de un nombre en los títulos finales de las películas, que nadie lee.

Interesante.