Buscar
20:41h. Jueves, 13 de Diciembre de 2018

El poeta que calzaba alpargatas

El otoño de 1939 fue una estación de árboles sin sombra y campos desnudos sin amparo ni fruto. El hombre camina famélico y exhausto entre barbechos perennes de tierra dura y extrema.

La Resbalaera

Un día soleado de primavera, unos niños juegan a esconderse alrededor de la 'resbalaera' . Las encinas y los chaparros crean pequeñas oquedades dilatando el granito que vence al tiempo y al silencio. Sus raíces se mezclan con el roquedo de manera que parecen nacidas de la misma...

Recorriendo la Sierra de Santa Cruz (II parte)

En la cima se siente la fuerza de Viriato, se enciende un fuego obstinado a permanecer, pétreo, por mucho que pasen los años y las costumbres, por mucho que nos alejemos de la tierra y sean otros los horizontes sobre los que el sol se oculte a la caída de las horas.

Recorriendo la Sierra de Santa Cruz (I)

Subida al pico de Santa Cruz de la Sierra

El Puerto de Santa Cruz y Santa Cruz de la Sierra son dos pueblos que descansan abrigados en las faldas de la imponente Sierra que les da nombre.

Martín

No sabes qué es la lluvia pero la luz crece en el bosque mientras cala tu mirada el barro de todo principio; aún no disfrutas del aire y el paisaje transcurre con aplomo, bajo el añil del atardecer se eleva el canto de las flores recién abiertas. No sabes decir una palabra,...

Los dos amigos

Los dos amigos pasean por el monte que les vio crecer, era aquella una necesidad empujada por los años y, más aun, por el paso taimado del tiempo.

Archivados en la memoria (Memorias de la Jara)

La Jara

Existe una roca hueca por dentro donde el viento ha cincelado formas y poros como presagios de memoria vacía. Es una meca para los amigos los días de campo, están acostumbrados a la frontera del frio en su interior, como losas de una iglesia. Allí, tenaz, la brisa constante se arremolina formando bultos y huecos donde son sorprendidos los murgaños.

Asociación Juvenil Rodacis-Cumbreñ@: 10 años de un sueño

Rodacis
Para Noelia, sin la cual esto, sencillamente, no existiría El Recuerdo. No logro hacer memoria del momento en el que Juanmi y yo hablamos por primera vez de crear una asociación Juvenil, sin duda fue en la piscina, donde trabajábamos de socorristas y, entre otras cosas,...

Maitines (Historia de las Jaras)

Por el río fluyen desbandadas de flores. La soledad impresiona por su eterna presencia desde hace ya muchos años.

En el cénit de los días

La Cumbre iglesia

El suelo es pizarroso, se evidencia en los arbolillos que habitan la plazoleta de la Iglesia, semiencogidos sobre sus troncos curtidos por dentelladas del tiempo.
 

El valle olvidado

Paseo por el valle de la “Charca Runel perdido entre la niebla, el viento sopla débilmente por toda la hondonada, removiendo las hojas caídas de los chopos que tapan toda la hierba con su alfombra otoñal.

La senda del Palacio

Posiblemente es tarde, las fachadas antiguas han sido destruidas y se han levantado cocheras de puertas metálicas donde siempre han habitado portales típicos; las calles del silencio no proclaman su terminación sino que se ramifican en las pendientes arteriales de aquellas que suben a la plaza.

Las calles del silencio

La tarde cumbreña, conocedora de su sino, está silenciosa; perturbada por un transformador antiguo y reticente al tiempo; las calles se descuelgan como vetas terreas de un camino cuando llueve, y cala su alma.