Buscar
04:34h. Martes, 25 de Julio de 2017

RECAUDÓ CIEN MIL EUROS POR MULTAS EN 2015

Trujillo es la tercera ciudad de Extremadura que más multas pone

Residir o visitar Trujillo puede resultar gravoso si se tiene en cuenta que es la tercera ciudad de la región en la que más sanciones se ponen por infracciones de tráfico, detrás de Mérida y Don Benito. La media por habitante y año supera a la de Cáceres, Plasencia o Badajoz

Trujillo ingresó el año pasado 100.000 euros por sanciones de tráfico.
Trujillo ingresó el año pasado 100.000 euros por sanciones de tráfico.

Trujillo recaudó el año pasado 100.000 euros en concepto de multas, que se traduce en una media de 10,52 euros por habitante al año, lo que la sitúa en la tercera ciudad de Extremadura que más multas pone, detrás de Don Benito y Mérida, y muy por encima de Cáceres o Badajoz, que son las ciudades más pobladas de la región.

El dato aparece reflejado en las liquidaciones presupuestarias de las entidades locales que publica el Ministerio de Economía y Hacienda. Según esto, Trujillo es uno de los 1.557 municipios españoles que cuenta con ingresos en sus presupuestos de 2015 por infracciones de la ordenanza de circulación.

Cabe señalar que cuando se habla de una media 10,52 euros por habitantes/años no se refiere sólo a los residentes de Trujillo, sino también a quienes visitan la ciudad. Y resulta verdaderamente paradójico que, por una parte, sea una ciudad que vive casi exclusivamente del turismo y que, por otra, se le 'castigue' con una ratio de sanciones de tráfico tan desmesurada.

Esta contrasentido, nuevamente pone de manifiesto la ausencia de una política turística eficaz para la ciudad y la contraposición de los intereses económicos del sector industrial más importante de la ciudad, como es la hostelería, con los intereses políticos del gobierno municipal y su afán recaudatorio.

Otros aspectos que tienen que ver con elevado número de sanciones que se producen en la ciudad son la nefasta ordenación del tráfico de la ciudad, el caos circulatorio en la casco antiguo y monumental, la falta de aparcamientos y la cuestionable motivación de la plantilla policial. Baste recordar que en la última 'huelga de celo' de la policía municipal de Trujillo, el objetivo sancionador fue la plaza mayor y, por lo tanto, el turismo.

A ello, se suma el ineficaz y anodino sistema de reclamaciones del organismo recaudador de la Diputación de Cáceres que, en realidad, los usuarios pueden constatar su ineficacia pues, en caso de reclamación, el sancionado nunca tiene la razón si el agente de policía se ratifica, que es lo habitual para abreviar el proceso, y es lo que prevalece en cualquier caso.