Buscar
19:44h. Domingo, 23 de Abril de 2017

ACUDE GENTE DE TODA ESPAÑA A PRESENCIAR EL ACTO RELIGIOSO

Miles de trujillanos y forasteros vivirán el emocionante canto de la Salve en la plaza mayor

Cada año, varios miles de personas se dan cita en torno a las 10 de la noche, para entonar el himno de la Salve con el que culmina el novenario a la Virgen de la Victoria que durante ese tiempo preside en el templo de San Martín de Tours, en plena plaza mayor de la ciudad.

La virgen procesiona entre vítores y aplausos hasta situarse en el atrio
La virgen procesiona entre vítores y aplausos hasta situarse en el atrio

Se ha convertido en uno de los actos más importantes de la ciudad, que trasciende lo meramente religioso y, cada vez más, incentiva una perspectiva turística y cultural, que atrae a Trujillo a miles de visitantes por este motivo.

Se repite cada año, justo cuando culmina el novenario con el que los trujillanos honran a su patrona, la Virgen de la Victoria. Pero es tan emocionante, que acuden a esta cita cientos de personas de otras poblaciones. Pues, no en vano, es un "espectáculo de fervor" que los propios dedican a su patrona, justo en el umbral del día grande, cuando tras la misa mayor desfila nuevamente a ocupar el lugar de privilegio desde donde preside la ciudad durante todo el año: la ermita en el castillo de Trujillo.

Previamente y en el interior del templo, se celebra la última misa del novenario que este año pregona Fernándo Alcázar (EDMP), y será cantada por la Coral Santa María, que dirige Ángel Guerra. En esta ocasión, interpretarán la Messe Brevis (Aux Chapelles) de Gounod.

Aunque sus orígenes datan de los años 50 del siglo pasado, la Salve se ha convertido en un momento mágico y emocionante para quienes asisten a él, sean católicos, creyentes o no.

En torno a las 10 de la noche, la virgen procesiona entre vítores y aplausos, a los compases del Himno de España de la banda que dirige el maestro Flores, desde el interior del templo de san Martín de Tours hasta situarse en el atrio, en el extremo más occidental de la iglesia, desde donde se divisa toda la plaza mayor.

Minutos después, se apagan todas las luces y cuando la plaza está sumida en una oscuridad y silencio intensos, las miles de personas que inundan la plaza cantan al unísono el himno de la Salve.

Tan sólo ilumina a la virgen un haz de luz que proyecta sobre su imagen pétrea un potente foco de luz desde el extremo opuesto, y miles de pantallas de teléfonos móviles encendidos que graban el evento, crean una inmensa alfombra de luz a sus pies.

Tras el canto del himno, el silencio y la oscuridad se tornan en luz y en oleadas de aplausos y vivas a la virgen, que recorren la abarrotada plaza mayor de norte a sur y de este a oeste. Parecen aplausos inagotables que ahogan llantos y suspiros de emoción, y también de nostalgia por quienes ya no están.

Justo después, una colección de fuegos artificiales colorea el cielo de Trujillo, que rompe la magia del fervor pero añade la belleza de los dibujos de la siluetas monumentales que se proyectan en un paño de estrellas inigualable.

Pero no es exclusivo de los trujillanos. Cientos de personas tienen marcado este día en el calendario, para no faltar y acudir a Trujillo a disfrutar con los trujillanos de su noche mágica, que se vive intensamente en la 'Corona torreada de piedra' que es su plaza mayor, como la calificó el poeta Fernando Quiñones.

FIESTA MAYOR

El domingo es el día grande de Trujillo en sus fiestas patronales. Tras una solemne misa mayor, nuevamente la virgen desfila hasta el castillo y comienzan otros actos lúdicos, como son las capeas y las verbenas.

La semana concluye con conciertos en el castillo -cada año, por cierto, de una notable menor calidad- y su correspondiente pregón, con un formato igualmente decrépito y trasnochado. Y ahora, siguen las tradicionales y aburridas capeas, las verbenas en la plaza y el día dedicado a las mujeres, en que la ciudad entera se convierte en una fiesta en rosa, pues todas las actividades programadas son exclusivas para mujeres, rn positiva discriminación.