Buscar
09:18h. Sábado, 23 de Septiembre de 2017

Se multiplican las quejas por la suciedad del agua de la piscina municipal

El estado del agua es pésimo, la suciedad flota en la superficie del agua y se acumula en los recovecos de la piscina. A falta de un explicación oficial, los usuarios aseguran que la piscina nuevamente tiene pérdidas y filtraciones de agua y que el descenso del nivel del agua hace inviable el funcionamiento de la depuradora.

La piscina ya no es desbordante y el nivel de agua está muy por debajo.
La piscina ya no es desbordante y el nivel de agua está muy por debajo.

Nadie da explicaciones, pero los hechos son irrefutables. Basta con asomarse a los rincones de la piscina municipal y ver la suciedad flotando en el agua. Preguntan y nadie responde. Alguien más enterado explica que, de nuevo, el agua se filtra y que la piscina pierde agua, lo cual impide que se pueda poner en marcha la depuradora y limpiar el agua.

Desde luego, nadie ha dicho nada de insalubridad del agua ni de su aptitud o no para el baño, pero el aspecto indica lo contrario y a la vista está. La piscina ya no es desbordante y el nivel de agua está muy por debajo.

Y cuando parecía que ya se habían olvidado lo problemas históricos que ha padecido esta piscina en la última década, nuevamente reaparece el fantasma de las filtraciones que, de confirmarse, sería intolerable.

REMODELACIÓN

Se llevan invertidos más de 300.000 euros en obras de remodelación, cantidad suficiente que habría permitido construir una nueva súper piscina olímpica y no parchear la vieja, pues con cada intervención la piscina ha ido quedando peor.

Se dijo por activa y por pasiva que “esta vez iba a ser la definitiva” y los usuarios de la piscina rezan para que así sea, pero algo está pasando y nadie dice si se está autorizando el baño, tal vez, en condiciones extremas, debido a las malas condiciones estructurales de la piscina, donde nada se ha solucionado definitivamente.

Hace 4 años la piscina de Trujillo era un nido constante de problemas y litigios, en donde se proyectó hacer “una piscina completamente nueva”, según explicó en su día el arquitecto municipal, a base de hormigón armado y 'gunitado', que evitaría las fugas y todo ello revestido con 'gresite'.

También se cambiaron las conducciones y acometidas para el suministro y evacuación del agua

Con esta “solución definitiva”, hubo que renunciar a que la piscina perdiera las dimensiones olímpicas y a organizar competiciones oficiales de natación. Asimismo, se talaron los árboles existentes. Ahora, parece que la solución no era tan definitiva y podría ocurrir que, en contra de la opinión de los expertos, con el nuevo vaso no se hayan evitado las fugas que se producían en años anteriores.