Buscar
09:27h. Sábado, 23 de Septiembre de 2017

VERGÜENZA AJENA TEATRO ESTRENA CON EXITO EL ENTREMÉS DE CERVANTES

Divertida ficción y cruda realidad en el Retablo de las Maravillas

El estreno de uno de los mejores entremeses de Miguel Cervantes, El Retablo de las Maravillas, supone una cita inaplazable del espectador con una ficción y una realidad recreadas con el poder exclusivo de la palabra, magistralmente adaptada por Vicente Cortijo y genialmente llevada a la escena por Vergüenza Ajena Teatro.

El Retablo de las Maravillas es una acertada elección del grupo trujillano que dirije Vicente Cortijo.
El Retablo de las Maravillas es una acertada elección del grupo trujillano que dirije Vicente Cortijo.

El grupo teatral trujillano va creciendo deprisa y con un solidez que asombró a quienes recientemente acudieron al estreno del entremés de Cervantes en el Gabriel y Galán de Trujillo. Un trasunto chispeado de escenas de humor que comienza en la realidad y transita hacia la ficción en un trama que sostiene en la escena exclusivamente el poder de la palabra, sin artificios de vestuarios ni tramoya.

El texto prefijado del entremés se va alterado en esta adaptación con las improvisaciones del ciego y su lazarillo que recrean acciones de humor al límite en las que han de improvisar por la interacción con los espectadores, y que resultan verdaderamente divertidas.

El Retablo de las Maravillas es una muestra del teatro dentro del teatro y ha sido una acertada elección del grupo trujillano que lidera Vicente Cortijo para este año en que se vuelve a conmemorar al ingenioso Miguel de Cervantes.

Esta es, sin duda, una obra de difícil de interpretar que salvan sin complejos y mucha soltura el elenco de actores y actrices de Vergüenza Ajena Teatro y que conforman Carmen Tamayo, Fiden Mesa, Javier Sánchez, José Manuel Ortega, Laura Martín, Marina Bejarano, María José Avis y el propio Vicente Cortijo.

Excelente, igualmente, el vestuario que ha diseñado Lola Fernández Cáceres y ha confeccionado Amparo Vazquez Serrano, rematada con la sombrerería de Lali Rubio.

Es, finalmente, una obra muy recomendable para los amantes del arte de Talia y que no conviene perderse.