Buscar
06:52h. Lunes, 19 de agosto de 2019

Diez alumnos de Trujillo crean un robot destinado a combatir la soledad de las personas mayores

Estos chicos estudian en el IES Francisco Orellana y han ganado un concurso científico al que han presentado a su robot, “Wallylova”, construido con piezas Lego y es capaz de realizar algunas funciones. Está destinado a llenar el ocio y tiempo libre de personas mayores de 60 años con problemas de movilidad.

Alumnos del IES Francisco de Orellana de Trujillo en el concurso FLL.
Alumnos del IES Francisco de Orellana de Trujillo en el concurso FLL.

Han tenido que vender bombones en el Leclerc y pedir ayuda económica a empresas y entidades para poder completar el dinero que les costaba la inscripción y los gastos de concurrir a la fase regional del concurso internacional “First Lego League” (FLL) que se celebró días atrás en Villafranca de los Barros, bajo los auspicios de la Fundación Science.

En esta ocasión, los alumnos tenían que construir un robot con piezas 'Lego' que pudiera realizar diversas pruebas de funcionalidad. Y este equipo de estudiantes de 3º y 4º de la ESO se puso el nombre de “Drimenlova”, -que es un acrónimo con las iniciales de sus nombres- y con la ayuda de la profesora del Departamento de Matemáticas, Laura Losada, decidieron concursar y buscar un reto en la categoría de “Senior Solutions”.

Investigaron los problemas y necesidades de las personas mayores de 60 años con dificultades de movilidad y para ello, fueron al Asilo de “Santa Isabel” y conocieron de primera mano los problemas de los mayores con poca movilidad y partir de ahì, crearon un proyecto científico para dar una solución innovadora. A partir de ahí, nació “Wallylova”, un robot que tiene tres motores, dos ruedas delanteras y dos pequeños brazo, al que posteriormente tuvieron que entrenar para superar una prueba de funcionalidad. Tiene una cesta que puede portar una pelota o servir como recogedor, y además un sensor de luz, un parachoques trasero, un rastrillo y un “moño de cables, para que se note que es chica”, bromean los alumnos.

Al mismo tiempo, tuvieron que confeccionar un display explicativo en el que cuentan todo el proceso, los valores, las dificultades y cómo los han superado.

“El proyecto científico se centraba en la soledad de las personas mayores y en la búsqueda de soluciones para el ocio y ocupar el tiempo libre de estas personas”, comentan estos alumnos ilusionados, que consiguieron el primer premio en valores.

Ellos están orgullosos con el resultado de su esfuerzo, pero no ha sido nada fácil. Antes tuvieron que convencer a empresas e instituciones como E. Leclerc, la Fundación Seur o Jaime Conde para que les ayudaran a sacar adelante su proyecto innovador, “porque era el mejor”. Y así ha sido.

El equipo ha estado formado por Mar Martín, Vicente Pastor, Noelia Fernández, Elena Arjona, Ana Isabel Delgado, David Carvajal, Mireia Moreno, Roberto Belmonte, Rocío Fernández y Ángel Mateos. Ellos serán los científicos del futuro que han aprendido en el presente a buscar y dar soluciones innovadoras a los problemas de los más mayores. Ha merecido la pena.