Buscar
12:08h. Sábado, 27 de Mayo de 2017

EL FUTURO IGASTROLAB COSTARÁ MEDIO MILLON DE EUROS

Comienzan a demoler el mercado de abastos que nunca se llegó estrenar

El mercado de abastos, que nunca llegó a estrenarse, ha sido uno de los caballos de batalla de la pasada legislatura y una de las 'herencias socialistas' que el gobierno de Casero más ha espoleado durante su mandato. Ahora empiezan las demoliciones y en cinco meses estará acabado. Sólo falta saber quién, cuando y cómo se financiará su equipamiento y funcionamiento.

Se va a cambiar todo el cerramiento y hacer la distribución del interior.
Se va a cambiar todo el cerramiento y hacer la distribución del interior.

Seis años llevaba el edificio cerrado a 'cal y canto' por no contar con los requisitos necesarios para obtener los permisos sanitarios pertinentes y funcionar como mercado de abastos.

Se había convertido en uno de los ejemplos más dolorosos de ineficacia y derroche políticos cometido bajo gobierno local socialista y hace más de un año, la corporación municipal decidió atribuirle una función 'innovadora y pionera en Extremadura', que aunque nadie sabe exactamente qué es, cómo va a funcionar y, lo más importante, como se va a financiar, Casero lo ha imaginado como un centro de formación hostelera que se llamará iGastrolab, y pretende ser una segunda fase del semillero de empresas iNovo.

Una vez hecha la obra que ahora comienza, vendrá lo más difícil: buscar financiación para el mobiliario y equipamiento necesarios, y para garantizar su funcionamiento y pagar al personal que allí trabaje.

Por todo ello, de momento no hay fecha de su puesta en funcionamiento, si bien de muestra con un botón vale: el comienzo de las obras lleva ya más un año de retraso con respecto a los planes iniciales que fueron anunciados.

La idea aún está difusa, pero el alcalde ha anunciado que las instalaciones contarán con aulas de formación y de prácticas, todas ellas ubicadas en la planta superior, y la planta baja estará dedicada a almacenaje. Se va a cambiar todo el cerramiento y hacer la distribución de aulas, despachos, cocina industrial, sala de muestras para pruebas, almacén, sala 'coworking', etcétera.

Lo que sí se sabe de seguro es que la inversión será de casi medio millón de euros (497.645€), de los cuales 300.000 euros, los pondrá una entidad bancaria y el resto, casi 200.000 euros, el Ayuntamiento de Trujillo. El plazo de ejecución es de 5 meses.