Buscar
12:08h. Sábado, 27 de Mayo de 2017

LOS EMPRESARIOS SIGUEN CABREADOS CON CASERO

El ayuntamiento encarga el programa de fiestas a una empresa de León

Los empresarios trujillanos han vuelto a enfadarse por la política reincidente del gobierno municipal de encargar los trabajos a empresas de fuera, "menospreciando la capacidad y calidad de los profesionales locales".

Portada del programa de las fiestas del año 2014.
Portada del programa de las fiestas del año 2014.

Casero vuelve, una y otra vez, a 'repicar el mismo son en el campanario' y los empresarios y profesionales de Trujillo ponen, y con razón, el grito en el cielo.

Para este gobierno municipal, en la ciudad no hay profesionales ni empresas que sean del agrado y la confianza del alcalde y su equipo, ni técnica ni competitivamente hablando. Y lo demuestra constantemente contratando empresas de fuera, y en este caso, ya ni de Extremadura.

Ahora, el alcalde ha contratado los servicios de une empresa de León para que confeccione el programa de las fiesta patronales: un libreto que tendrá una tirada de 4.000 ejemplares que serán distribuidos gratuitamente y se financiará con publicidad de las empresas locales.

A este efecto, los empresarios locales han comenzado a recibir una carta avalada por la concejalía de Festejos del Ayuntamiento de Trujillo en la que se les invita a hacer publicidad en dicho programa, a unos precios que oscilan entre los 100 y los 400 euros.

El hecho ha vuelto a 'levantar ampollas' entre los empresarios locales que se quejan de la actitud del gobierno trujillano de “valorar más lo de fuera y despreciar lo de casa”, al tiempo que le acusan de mantener una actitud reincidente a pesar de haberlo denunciado en las redes y medios de comunicación.

Algunos profesionales han criticado la “vergonzosa la actitud de Casero de mentir descabelladamente al prometer en campaña que va a favorecer el empleo local y luego despreciar impunemente a los empresarios y profesionales trujillanos”, mientras que otros consideran que “así no se construye una ciudad, una comarca, ni el futuro de los que hemos elegido Trujillo para vivir y pagar aqui nuestros impuestos”, dicen textualmente.

YA ES UN VICIO

Encargar trabajos a empresas de fuera se ha convertido en un vicio de alcalde de Trujillo, quien, desde que entró en el ayuntamiento a gobernar, no ha parado de “ningunear y despreciar” a las empresas y profesionales de la ciudad.

Así, no es la primera vez ni será la última que Alberto Casero ningunea a los profesionales de la ciudad, pues parece que al alcalde no le convence ninguna de las empresas que hay en la ciudad. Todo lo encarga fuera: diseños gráficos, gabinetes de prensa, trabajos de imprenta, estudios y asesorías profesionales de todo tipo, sin tener en cuenta a los profesionales locales.

Lo de favorecer el empleo local que tanto pregonó antes de las elecciones eran meros clichés de campaña; "era puro y simple postureo", declararon en su día algunos empresarios molestos con la actitud del alcalde.

Los mismos empresarios han asegurado que “no tienen el glamour suficiente” para Alberto Casero, que prefiere profesionales de fuera porque no se fía de la capacidad de los locales, algunos de los cuales vienen avalados “porque son amigos personales del alcalde y eso ya es un grado para operar en Trujillo”.