Buscar
02:48h. Domingo, 24 de Marzo de 2019

TIENEN QUE MODIFICAR LAS NORMAS SUBSIDARIAS PARA PODER LEGALIZARLAS

Nuevos parches para las picias urbanísticas de Copreca y Sector 5

Son dos asuntos urbanísticos que datan del gobierno de José Antonio Redondo, hace ya casi una década, y cuyas irregularidades tiene que resolver el Ayuntamiento para poder legalizar la situación de las empresas afectadas. Para ello, está siendo necesario modificar puntualmente las normas subsidiarias y cumplir las sentencias derivadas del caudal de denuncias habidas en estos años.

Instalaciones de Copreca en Trujillo asentadas en terrenos de alto valor ecológico y paisajístico.
Instalaciones de Copreca en Trujillo asentadas en terrenos de alto valor ecológico y paisajístico.

Dicen con guasa en el Consistorio trujillano que no se es concejal de pleno derecho en tanto no se está presente en un debate sobre el asunto de Copreca o, más recientemente, sobre el manoseado Sector 5. Y es que cada dos por tres, ambos asuntos son llevados a pleno para modificar alguna norma subsidiaria con el fin de poder legalizarlos.

La primera picia se refiere a Copreca, la cooperativa ganadera ubicada en las afueras de Trujillo, dirección Madrid y que, sin duda alguna, es una de las empresas 'bandera' de la ciudad, que hace 17 años el entonces alcalde, el socialista José Antonio Redondo, alentó y permitió a que se instalase en terrenos de especial protección ecológica con la promesa velada de legalizar más adelante. Claro está, nunca llegó a legalizar al “estilo compadre” como pretendía.

En el último año, este asunto ha ido a pleno cinco veces y todo porque este “pufo” necesita una solución urgente para poder legalizar este importante entramado industrial. Y le ha tocado al gobierno de Casero 'coger al toro por los cuernos' y apañar el desaguisado.

Esta vez, había que modificar las normas subsidiarias porque, nada más y nada menos, que Copreca se ha ido a instalar en “suelo no urbanizable especialmente ecológico y paisajístico”. En definitiva, hay que cambiar la calificación del suelo y obviar de este modo la calificación ambiental de la instalación.

Dicho de otro modo, el gobierno local va a 'pasarse la mano por la cara' para legalizar una picia difícilmente justificable, a la que ya Casero ha avanzado que “tendrá que volver a traer a pleno” para poder dar el visto el bueno a otras irregularidades referidas a las unidades de ejecución del terreno.

Ciertamente, como dijo el portavoz de Izquierda Unida, Joaquín Paredes, “es una barbaridad” aunque necesaria para resolver el gigantesco problema que tiene la sociedad cooperativa ganadera.

Este asunto es la trilogía del 'Silencio de los Corderos'”, bromearon Casero y Paredes en el pleno.

EL SECTOR 5

Y la segunda picia urbanística de calado es la referida a la normalización y legalización del denominado Sector 5, que afecta a todo el terreno existente entre la rotonda del Rollo y la ermita de San Lázaro, es decir, la margen izquierda de la Avenida de Extremadura (zona donde está ubicado el E.Leclerc).

La construcción de la superficie comercial en este sector que fue autorizada por el mismo mandatario local, José Antonio Redondo, en terrenos no aptos para ello y con la misma fórmula de 'hechos consumados', ha desencadenado en los últimos años un caudal de denuncias y sentencias judiciales que hay que cumplir y sobre las que, inexorablemente, el Ayuntamiento debe pronunciarse.

Ciertamente, como aseguró Casero, “se trata de un asunto más técnico que político”, pero que urge resolver y también les ha tocado a ellos.

Y ahora se trataba de que el Ayuntamiento aprobase la disminución de suelo terciario (en el que pueden asentarse empresas) en la zona y aumentar el destinado a viviendas unifamiliares y zonas verdes (o dotacionales).

Mientras el gobierno considera que las empresas hay que llevarlas a las afueras de la ciudad, los socialistas consideran que se necesita suelo industrial allí donde están asentadas estas empresas, y por eso votaron en contra. Da la casualidad de que el líder de los socialistas, Fernando Acero, tiene su empresa en este Sector 5 y por eso se ausentó del debate.

Por su parte, Izquierda Unida se preguntaba el porqué de las prisas por resolver este asunto, precisamente en un momento en que se está redactando el Plan General Municipal, que deberá resolver este asunto, y Paredes se abstuvo por “la falta de certezas y la cantidad de incertidumbres” del asunto.

No obstante, la mayoría de los populares sacó adelante la propuesta, que según el alcalde, obedece a a la estimación parcial de dos de las cinco alegaciones presentadas a la modificación urbanística.