Buscar
06:55h. Lunes, 19 de agosto de 2019

El ayuntamiento es el responsable de las dudosas rehabilitaciones en el castillo

El ayuntamiento sigue sin reconocer que las intervenciones en la muralla han sido llevadas a cabo por operarios municipales y, por lo tanto, bajo su responsabilidad y con la supervisión de los técnicos municipales, y no por los alumnos de las escuelas taller que operan en Trujillo, como en un principio informó este periódico.

Sillares mal restaurados en el castillo.
Sillares mal restaurados en el castillo.

De la opaca actitud municipal se desprende que reconocer su autoría sería tanto como admitir que, en efecto, los trabajadores municipales han revocado varios metros de sillares de la muralla de un modo técnicamente inadmisible y que, supuestamente, se están llevando a cabo dichas obras sin proyecto y sin el control de Patrimonio, cuestiones por las que este periódico preguntó al alcalde por escrito y obtuvo la callada por respuesta.

Así pues, parece este el motivo por el que desde el propio ayuntamiento no hayan querido desmentir que fueran alumnos de la escuela taller (programa @prendizext) los responsables de dichas obras.

Esta intervención ha sido acogida con alarma por colectivos defensores del patrimonio que se han hecho eco de la noticia en sus redes sociales mientras, al parecer, operarios municipales han comenzado a picar los sillares que ellos mismos habían revocado con cemento para intentar subsanar la tropelía. En este sentido, expertos restauradores consultados por este periódico han confirmado que para recuperar los paños mal rehabilitados sería preciso picar cuidadosamente lo ya hecho y volver a recuperar las juntas.

De otro lado, continúan su curso otras obras en el castillo sin que, por el momento, nadie haya dado explicaciones pertinentes sobre las intervenciones que se están llevando a cabo, los detalles de los proyectos técnicos y la dirección de dichas obras.

Cabe recordar, que la organización conservacionista Hispania Nostra ya incluyó en 2013 a Trujillo en la 'Lista Roja del Patrimonio' por el caso concreto del expolio de la Ermita de Santa Ana y por la desprotección de parte del Berrocal trujillano. Esta 'lista roja' recoge aquellos elementos del patrimonio cultural español que se encuentren sometidos a riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores, al objeto de darlos a conocer y lograr su consolidación o restauración.