Buscar
10:47h. Viernes, 17 de Agosto de 2018

UNA JOVEN QUE NACIÓ POR ERROR EN EL CUERPO DE UN HOMBRE

La valentía de dejar de ser José Manuel para llamarse Noelia

Cuando vino al mundo hace ya casi 28 años, sus padres le pusieron de nombre José Manuel Ávila Panadero y desde hace algunos años, se llama Noelia. En este tiempo de vida, ha tenido que superar muchas pruebas, pero la más difícil, ha sido la de ser una mujer atrapada en un cuerpo de hombre.

Noelia Ávila Panadero, un ejemplo de valentía.
Noelia Ávila Panadero, un ejemplo de valentía.

A pesar de su juventud, con una gran fortaleza ha sido capaz de afrontar los problemas que supone convertirse en una mujer. Ha reclamado el derecho a su propia vida, aunque para ello haya tenido que soportar los sinsabores y la crueldad de una sociedad que no lo acepta, o la incomprensión inicial de su propia familia y de sus amigos.

Ahora tiene novio y está prometida. Asegura ser feliz pero también sabe que aún queda un largo camino por recorrer.

- En primer lugar, darte las gracias por acceder a esta entrevista. es la primera entrevista personal que hago y, claro, estoy un poco nervioso por creer que no voy a estar a la altura la persona entrevistada. ¿Cómo te encuentras?

- Bien, gracias. Un poco nerviosa ya que es la primera vez que me entrevistan sin ser para algo laboral, pero muy cómoda.

- Vives en una ciudad preciosa como es Trujillo, ¿Crees que Trujillo podía aspirar a ser una ciudad más importante de lo que hoy en día es?

- Trujillo me encanta, pero le queda mucho por evolucionar. Podría ser mucho más de lo que es, si realmente alguien se dejara la piel para elevarlo. Trujillo fue una ciudad muy, pero que muy importante. Hoy es -vamos a llamarla así- una ciudad 'especial', pero que va con unos cuantos años de retraso en muchas cosas. De política no hablo, porque no me gusta. No dejamos de ver a diario que los políticos se preocupan más de llenarse los bolsillos que de poner soluciones.

"Sentir que estás en un cuerpo que no va con tu cabeza, no es un problema sino lo que se te viene encima: familia, amigos, conocidos y jueces sin título."

-Al grano de lo que nos ha traído a tu entrevista, ¿Cuándo te diste cuenta de que tu sexo se había equivocado de cuerpo?

- Creo que ese es el momento más duro, o quizá el más importante y complicado. Al darte cuenta de ello, te topas también con la madurez y el tiempo, pero cuesta mucho. En mi caso yo creo que ya llevaba psicológicamente tiempo creyendo que era una niña. Siempre me rodeé de ellas, siempre hice lo que ellas, siempre jugué con ellas, en definitiva siempre fui una más. Eso a las claras, porque cuando tienes 12 o 13 años, realmente no lo ves como un problema, eres una más. Pero que quede claro que el sentir que estás en un cuerpo que no va con tu cabeza, no es un problema. El problema es realmente todo lo que se te viene encima con lo que te rodea: familia, amigos, conocidos, jueces sin título con ganas de juzgar sin pruebas incriminatorias, de juzgar sin enterarse, sin informarse y sin saber el daño que pueden hacer a una persona y las consecuencias que ello le puede ocasionar.

Para empezar una vida conforme a lo que eres, es decir, a afrontar tu vida propia, solo hay que comenzar a quererte frente al espejo, a valorarte a ti mismo y después quedarte en la mayor soledad.

Cuando ya te sientes la persona más sola del mundo, comienzas a aferrarte a la vida y a ir incorporando todo lo que tú quieres que forme parte de ella, Y ese es el camino más largo, el más duro, pero del que puedes recibir más recompensas.

- Me imagino que debe ser muy duro comunicárselo a la familia, ¿Tus padres te han apoyado desde el primer día?

- No. Las madres quizá son de otra manera a la hora de ver las cosas. La mía no lo entendía y a día de hoy, muchas veces me pregunta aún sus dudas, pero como se suele decir, es la que sufre los dolores cuando te pare y todo lo que te duela a ti le duele a ella.

Mi padre estuvo años sin apenas hablarme, sólo lo justo y necesario. Los padres como tal, y como hombres, pueden ser muy liberales en cuanto a respetar estas cosas de puertas para fuera, pero de puertas para dentro cantan otros gallos.

- ¿Y tus amigos y amigas, cómo reaccionaron a medida que tú te ibas metiendo en el personaje que a ti más te gustaba, es decir, cómo lo veían ellos?

- Bueno, esto no es prepararse un guión, ni un papel, ni mucho menos un personaje. Al respecto de mis amigos, pues he tenido de todo, la verdad. Ha habido gente que por delante han puesto muy buena cara y por detrás, me han dejado como un trapo; y al contrario, gente que por delante me ha puesto como un trapo pero que por detrás me ha defendido a muerte. Amigos que les dió vergüenza y se fueron y amigos que me ayudaron, me ayudan y me ayudarán siempre.

Yo no sé cómo lo verían, nunca me lo dijeron. Yo solo puedo decir cómo me hicieron verlo a mí. Y es que siempre, los buenos amigos, claro está,  me han hecho sentir, ya no solo la mujer sino la persona más especial del mundo.

- ¿En qué momento crees que está la sociedad de en una ciudad como Trujillo? ¿Te sigue mirando la gente de forma distinta?

- Total y completamente distinta. Pero ya no solo a mí por mi caso, sino a todo aquel que se salga de unos patrones de conducta social que vete tú a saber quién los ideó.

Trujillo tiene que evolucionar mucho con respecto a ciudades más grandes, como Badajoz por ejemplo, porque no voy a decir Madrid. Siempre es incómodo pasar por algún sitio y que el gracioso de turno haga la gracia para que los demás se rían de ti, Pero la realidad es que yo levanto la cabeza, miro, y me rio.

La gente que tiene el privilegio de saber reírse de uno mismo sabe bien que no hay comentario jocoso que le haga daño. Hay mucha ignorancia. En un pueblo nos conocemos todos y, como yo digo, todos nos lavamos con el mismo agua. Es sabido que quien más se ríe, siempre es quien debería darse antes un vsitazo a si mismo, porque siempre se mira la paja en el ojo ajeno.

- Considero que eres una de las personas más valientes que conozco dado lo difícil que te ha tenido que ser llegar hasta donde has llegado, ¿Te consta que haya alguien más con tu mismo problema que no se atreva a dar el paso que tú distes en su día?

- Muchas gracias, debe ser de los pocos que lo ven asi (sonrie). Difícil ha sido y seguirá siendo. Esto es un proceso largo, para armarse de paciencia, y luchar un proceso en la Administración o en los servicios médicos, y en el aspecto psicológico. al principio dije que juzgar, al parecer, sabemos juzgar todos, pero sólo unos lo hacen con conocimiento de causa y otros por simple cotilleo.

Sí, hay gente que pueda ver un problema para dar el paso a causa del cotilleo, del qué dirán y qué pensarán. Hay mucha gente que traga hasta reventar y ahí arrasan con todo lo que se pongan por delante. Es una salida, pero no la más correcta.

-  ¿Qué consejos puedes dar a quienes se enfrentan a  una situación similar?

- Ya he aconsejado en algún caso parecido, pero siempre digo que aunque el patrón a cortar es el mismo para todos, cada situación se vive de una manera diferente porque no en todos los casos las circunstancias son las mismas.

Ante todo aunque a le falten a una persona es importante no faltar a nadie y mantener la compostura y la educación. Y sobre todo hay que ser uno mismo, y luchar hasta el final por lo que deseas, siempre y cuando todo lo que desees sea para tu felicidad y no hagas daño a nadie.

"He tenido que oír cosas demasiado surrealistas como que esto para la iglesia es antinatural porque es una forma de desobedecer a Dios"

- Por tu trabajo de la floristeria, has tenido bastante relación con el clero, ¿has tenido algún problema con ellos en alguna ocasión?

- Muchos... (ríe), y permíteme que me ría. Pero he tenido que oír cosas demasiado surrealistas. Problemas gordos del estilo discriminación y esas cosas, no pero sí he tenido que oir  cosas como que no se ve bien, que eso para la iglesia es antinatural, que es una forma de desobedecer a Dios la vida que me regaló y cosas por el estilo; cosas absurdas.

Yo soy cristiana, y practicante en ocasiones. Me han  bautizado, hice la primera comunión y la boda no porque no me dejan. Dios dijo amaos los unos a los otros como yo os he amado, sin poner condición alguna. Quizá peque de atrevida, pero no todo aquel que tiene papel para predicar, predica con el ejemplo.

- ¿Por qué el nombre de Noelia?

- Pues un poco por su significado, es una variante francesa de Natividad, del latín nacimiento. Era un nuevo nacimiento. Creo que con eso basta. Y orgullosa de llevarlo, también porque me gusta.

- Sé que tienes novio y que estáis muy enamorados, ¿Le ha resultado difícil a él empezar vuestra relación? ¿Qué piensa su familia? ¿Le apoyan como a ti?

- Me costó horrores, pero es una historia muy curiosa. Nos conocimos hace 5 años y en sus comienzos, me dijo que él no podría estar con una persona como yo para tener una relación.

Y yo, a pesar de que me gustaba, pues me dediqué a ser su amiga, que era lo único a lo que podía optar. Así que seguimos teniendo una relación de amistad, y yo tuve un par de parejas en esos 5 años, pero seguíamos teniendo trato y hablábamos a veces.

Poco después, un día me dijo que él se había enamorado de la persona, pero no de su contenido y que quería empezar una vida conmigo. Su familia al principio puso el grito en el cielo, pero después de mucho tiempo, de irme conociendo y ver que en realidad es algo normal, le han apoyado casi tanto o más que a mí.

- ¿Eres feliz?

- Siempre hay algo que te falta, pero en el terreno del que estamos hablando, soy plenamente feliz. Estoy muy orgullosa de mi familia, de mis amigos los que estuvieron, los que están y los que estarán siempre. De la gente que por poco o mucho que hayan rozado conmigo, me apoyan, me aceptan, me respetan y aprecian.

Y tengo que agradecérselo a mi familia, amigos, a mi pareja, a los conocidos, a los que me quieren y me apoyan siempre, a los que están cuando los necesito y a los que no. También a los que me insultaron y criticaron y a quienes se ‘echaron la manta a la cabeza’ y me han defendido hasta el día de hoy. A los que me pisaron y acabé demostrándoles que puedes caerte mil veces y levantarte mil una y a todos ellos que me han hecho ser quien hoy en día soy.

Yo soy Trujillana y muy orgullosa, pero que como me acogieron y me trataron en las Huertas, no lo han hecho en ningún sitio. Me he sentido muy querida y me sigo sintiendo, gracias.

- ¿Piensas que algún día todo esto será una anécdota curiosa para contar cuando seas mayor o crees que faltan años para que la sociedad vea esto como algo normal?

- Como detalle, para la felicidad completa hay que tener dinero y no lo digo por ambición, sino por lo costoso del proceso. Se necesita dinero para pagar el tratamiento hormonal que no entra por la Seguridad Social; dinero para pagar el psicólogo que te firme un informe -como si fueras un enfermo- de que llevas más de dos años padeciendo un trastorno de identidad sexual; dinero para la operación y dinero para ser madre. Todo supone mucho gasto y se necesita toda una vida para afrontarlo.

Aún es necesario que pasen años para que la sociedad lo vea como algo normal, cada vez va a más, pero aún falta más tiempo. Mejor lo dejamos para cuando tenga 60 años y me entrevisten nuevamente

- Eres una mujer muy valiente que se merece todo lo mejor. Espero que seas muy feliz y que siempre lleves la cabeza muy alta por donde quiera que vayas. Todos los que te apreciamos estaremos muy orgullosos de ti.

- Gracias por tenerme en cuenta, y sobre todo por la oportunidad de poder explicar mis sentimientos. Gracias por tratar este tema desde el respeto y el cariño y sobre todo por ponérmelo tan fácil. Y más orgullosa estaré yo de todos los que formáis parte de mi camino.