Buscar
09:24h. Sábado, 23 de Septiembre de 2017

INTERVINO EN LA FERIA DEL LIBRO DE TRUJILLO

Javier Cercas: “La literatura la hace el lector y no el escritor”

Javier Cercas siempre está encantado de venir a Extremadura, porque “cualquier excusa es buena”, dijo en la Feria del Libro del Libro de Trujillo, a donde vino a hablar de su libro, 'El punto ciego'. El escritor de Ibahernando (Cáceres) habló de literatura y cree rotundamente que la literatura la hace el lector y no el escritor.

Javier Cercas en la feria del libro de Trujillo.
Javier Cercas en la feria del libro de Trujillo.

Cercas apareció deambulando por la Plaza Mayor de Trujillo como un visitante más, acompañado de su mujer. Cercano y amable saludó entrañable a las personas que esperaban su intervención en los alrededores de la carpa central de la feria y pronto se topó con otros compañeros escritores que también habían acudido a la feria del libro, como Inma Chacón, Antonio Hernández o Santos Domínguez, a quien, por cierto, dijo conocer desde hacía veinte años.

En una terraza, se pidió una limonada mientras rememoraba sus visitas a Trujillo desde Ibahernando, su pueblo natal, treinta años atrás, cuando sólo era un niño. Es entonces cuando descubrió que en Ibahernando tenía otra vida, otra familia. Con una sonrisa nostálgica describe: “cuando veníamos a Trujillo nos parecía Nueva York, aunque, realmente, no fui consciente de lo que era Extremadura hasta que no fui adulto y empecé a publicar".

Reconoce que cualquier excusa es buena para volver a Trujillo y, por supuesto, a Ibahernando, su Extremadura infantil, “porque mi Extremadura se reducía a Ibahernando”. Miraba absorto por la ventana de la cafetería y afirma que “la plaza mayor es una de las plazas más bonitas que conoce”. En su mente parecen agolparse recuerdos de infancia, de tiempos que aún permanecen vivos.

La proximidad de Cercas parece impropia de alguien cuya obra de referencia 'Soldados de Salamina' se ha traducido a más de veinte lenguas, porque, aún así, no se da importancia alguna. “Hablo de todo lo que me pidan” y tanto es así, que asegura no venir a Trujillo 'a hablar de su libro', sino a charlar de literatura, “porque mi libro, 'El punto ciego', precisamente habla de eso, de literatura”.

EL PUNTO CIEGO

Es una obra importante para Cercas, probablemente, “el ensayo más serio que haya escrito”, puntualiza. Es fruto de las conferencias que impartió el año pasado en la Universidad de Oxford,  donde cada año invitan a un escritor de reconocido prestigio mundial y aún esta convencido de que se equivocaron llamándole a él.

Hablo de literatura y de la figura del escritor, pero que nadie se asuste. Creo que estos libros pueden resultar tan apasionantes como cualquier otro, y esa es mi labor”, comenta Cercas mientras defiende entre sorbo y sorbo que “la literatura no la hace el escritor, la hace el lector” y que “hay que hacérsela legible”. Para apoyar su afirmación dice que “Cervantes, que era un tipo muy bueno y sorprendentemente español, escribió el Quijote para todos, era una historia de risa y no pretendía nada más”.

Como si aconsejara a un estudiante de ultimo curso de Periodismo, el escritor 'viveño' (gentilicio de su pueblo natal, Ibahernando) aseguró en un tono casi lapidario que el escritor tiene la obligación de “hacer literatura legible y sencilla para el lector. Tiene que escribir para que lo entiendan todos los públicos, pues al final es el público el que hace la literatura”.

Y con ese consejo para 'plumillas' nos quedamos, mientras Cercas se dirigía raudo a la carpa donde unos minutos más tarde empezaba su intervención y donde, a pesar de todo, sí habló de su libro.