Buscar
17:09h. Jueves, 17 de octubre de 2019

FUE EL PREGONERO DE LA FERIA DEL LIBRO

Aberasturi: “Para echar raíces, elegiría algún pueblo de Extremadura”

El veterano periodista Andrés Aberasturi ofreció ayer en Trujillo un pregón anecdótico y sorprendente, salpicado de lecciones de vida, que no defraudó a las asistentes a la inauguración de la IV Feria del Libro de Trujillo.

Aberasturi pregonando la Feria del Libro de Trujillo 2015. FOTOS: Alejandro CANCHO.
Aberasturi pregonando la Feria del Libro de Trujillo 2015. FOTOS: Alejandro CANCHO.

Era uno de los momentos más esperados de la primera jornada de feria. Y su intervención fue cercana, espontánea y memorable para los muchos quienes acudieron a escuchar a Andrés Abesrasturi la carpa central situada en la plaza mayor.

El veterano periodista había elegido para su pregón hablar, nada más y nada menos, sobre “La literatura a través de los medios”.

Con un discurso pausado y bien medido, Abersaturi, además de completar la batería de halagos a la ciudad de la que suele valerse la mayoría en un acto como este, consiguió despertar la inquietud más absoluta de los asistentes con algunas de las experiencias más relevantes y anecdóticas de su vida como periodista.

Realmente, yo no sé lo que es la literatura, y menos lo que es el periodismo, sobre todo, en esta era de nuevas tecnologías. Ni siquiera sé por qué decidí hablar de este tema”, dijo Aberasturi, quien lejos de impartir una clase magistral sobre las nociones principales de la profesión que ejerce desde hace años, dejó lecciones de vida camufladas con divertidas historias, en recuerdos de la más evidente experiencia, e incluso, en los momentos más amargos de su vida.

En medio de estas cuestiones, el que es ya uno de los referentes del periodismo español, dejó entrever unos valores periodísticos asentados, propios de su extensa trayectoria, y unas reflexiones claras y certeras de lo que significan para él algunas cuestiones de la profesión. La objetividad no existe, porque el periodista, de una manera u otra, siempre manipula la información, es algo necesario e inevitable”.

El veterano periodista y escritor tiene en la mirada el brillo de la ternura que, quizás, sin querer, transmite con cada palabra, con cada gesto, con esa voz ya registrada y asimilada en la memoria de cada uno de sus oyentes. Y también posee esa capacidad genuína de desmontar las tesis más utilizadas en el mundo literario, o periodístico, y que es algo que consigue casi inconscientemente.

No hay que intentar convencer a la gente de que un libro te da la vida. Si quieres leer lee, y si no, no lo hagas. Los libros, simplemente están ahí. A veces, tenemos que hacer creer a los demás que nos interesa una lectura cuando realmente nos parece lo más aburrido del mundo, porque si no la has leído o comentado ya no eres intelectual”.

Andrés Aberasturi ha publicado con el grupo Sial Pigmalión dos libros a los que hizo referencia en su intervención, “Hablando solo” una recopilación de su obra poética, y “Un blanco deslumbramiento (Palabras para Cris)”, un emotivo recorrido por la vida de uno de sus hijos que “salió como una bocanada”, y que nunca ha querido corregir ni revisar. “Nunca me planteé escribir los libros que se me han publicado. De hecho, los temas de los que alguna vez pensé hablar no están en ninguno de estos dos libros”.

El escritor, alterando el modelo de pregón que cualquiera se imaginaría, hizo referencia a Extremadura de manera cariñosa y emotiva al final de su discurso. “A pesar de que los vascos nacemos donde queremos, y yo he nacido en Madrid, si tuviera que elegir un sitio para echar raíces, sería, sin duda, algún pueblo de Extremadura”, confesó.