Buscar
12:00h. Martes, 19 de Junio de 2018

UNA MUJER EMPRENDEDORA QUE DEDICA A SU PASIÓN SUS TIEMPO LIBRE

Amparo García, asesora fiscal de oficio y diseñadora de complementos de vocación

Aunque a Amparo García ya le gustaba “adornar trajes” desde pequeña, han tenido que pasar más de tres décadas hasta poder dedicarse a su pasión más elocuente, a su vocación más escondida: el diseño de complementos ya sean tocados, pamelas, cinturones, bolsos, diademas, pasadores o lazos.

Amparo García en su taller con una de sus creaciones.
Amparo García en su taller con una de sus creaciones.

Todo empezó por casualidad -reconoce Amparo-, este verano. Había visto un bolso que me gustó en una comunión y como tenía por casa algunos materiales y flores de decoración, pues hice uno. Poco después una amiga que lo había visto, me pidió que le hiciera un tocado para ir a una boda y con lo que tenía por casa, se lo hice y gustó muchísimo, al parecer”.

Y tanto gustó que, al poco tiempo, pidió algunos materiales para hacer unos tocados de compromiso para amigas, de una manera “algo más seria y formal”, y el 'bis a bis' ha ido haciendo el resto.

En cuatro meses, los pedidos se han ido acumulando y no hay boda en Trujillo en la que no se vea alguno de los complementos que confecciona Amparo García. Ya se han vendido medio centenar de tocados y otros tantos bolsos. “Quiero que las mujeres lleven mis tocados y disfruto viéndolos en la calle”, asegura

Ella recibe solicita en un coqueto taller donde posan algunas de sus creaciones, aunque duran poco en los maniquíes, pues la gente que va se los lleva y casi no tiene tiempo para reponer. Y es que Amparo elabora sus creaciones en los ratos libres, que no son demasiados.

Su agenda diaria es complicada. Desde hace 14 años está al frente de una gestoría donde trabaja como asesora fiscal y laboral toda la mañana. Pero, además, tiene su familia y tiene que atender a marido y dos hijas, “pero puedo bien con todas las cosas”, confiesa.

Y es ahora, con 40 años, -que, desde luego, no aparenta- cuando ha decidido dedicarse a su gran vocación que es el diseño: “es mi pasión y confecciono los complementos como si fueran para mí”, apunta.

SUS DISEÑOS SON SU FIRMA

Mi secreto es que yo intento que las mujeres vayan 'monas' con mis creaciones y no creo que el tocado deba ser espectacular, sino más bien la persona que lo lleva. Mis diseños son creativos y buscan la armonía, tienen un punto intermedio. Ni son sencillos ni tampoco espectaculares, son elegantes. Son diseños frescos y espontáneos, y están dirigidos, especialmente, a mujeres más bien clásicas, discretas y elegantes”, matiza Amparo.

Cuenta que los diseños son propios y que no hay dos tocados o bolsos que sean iguales. “Todos tienen mi toque, mi firma es mi propio diseño y no repito ningún modelo, pues antes de confeccionar algo, tengo que ver a la persona, su tipo de cara; saber cómo es el vestido y los zapatos, el color de su pelo y el tipo de peinado que piensa llevar, su estilo en definitiva. Y con toda esa información, ya hago el complemento”, explica.

Explica que ahora también ha diversificado con complementos de comunión para niñas que son auténticas maravillas de manualidades, tales como diademas de encaje, tocados de niña en yute, pasadores de flores secas o lazos de organza, para los que vaticina mucho éxito en esta próxima temporada de comuniones. “Es dificil encontrar estos complementos para niñas que no sean los típicos de comunión. Estoy convencida de que van a gustar mucho y van a ser todo un éxito”, argumenta.

MUJER EMPRENDEDORA

Amparo García es. sin duda alguna, una mujer emprendedora. El éxito de su creaciones ya está probado y comprobado. Y aunque “el negocio no da para vivir, pero yo quiero que prospere y que vaya creciendo, y lo hago con gusto”, dice con optimismo.

A pesar de que no es su actividad principal, dedica mucho tiempo a esta otra faceta profesional que cada día le requiere más atención. Su objetivo es que las mujeres se vean guapas y elegantes y asegura que no quiere perder dinero, pero “no lo he visto como negocio sino más bien como pasión, por eso le dedico mi tiempo”.

Sus bolsos cuestan todos a 20 euros y sus tocados y sombreros oscilan entre los 35 y los 90 euros.

Está convencida Amparo de que sus manufacturas no son caras y “que por dinero una mujer no va a dejar de llevar mis complementos”. Sus bolsos cuestan todos a 20 euros y sus tocados y sombreros oscilan entre los 35 y los 90 euros, “dependiendo de los materiales utilizados, que suelen ser muy caros”, confirma.

No vende a tiendas, “porque eso encarecería mucho el producto al haber intermediarios” y porque considera que no podría personalizar los diseños como viene haciendo hasta ahora. Amparo necesita ver a la persona para poder adaptar el complemento que confecciona a las características de la persona que lo va a llevar.

Tiene también su propia pagina web (www.tokados.com) donde pueden verse algunos de sus diseños y donde poder contactar con ella para hacer pedidos. Envía sus trabajos a cualquier parte.

Espera que el negocio despegue esta primavera, “porque hay mayor número de eventos, especialmente comuniones y bodas, aunque yo no hago nada para las novias que se casan por la Iglesia, sino para los padrinos e invitados. Mi trabajo consiste en que las mujeres se vean guapas y elegantes”, concluye.