Buscar
12:04h. Martes, 19 de Junio de 2018

ES UNO DE LOS BARES DE MODA EN TRUJILLO

“El patio de Baco”: la luz al final del túnel

Tras haberlo intentado casi todo para encontrar un trabajo, Javier de Andŕes y Carlos Cercas decidieron poner en marcha su propio negocio y abrir un bar con el afán de convertirlo en el sitio de moda para todo tipo de público. Sólo tenían que superar un escollo: encontrar el dinero suficiente para hacerlo realidad y la tarea no ha sido fácil.

Bar El Patio de Baco, en la calle Sillerías.;
Bar El Patio de Baco, en la calle Sillerías.;

A menudo, los ciudadanos ven en la prensa y en la televisión que tal banco o tal organismo pone en marcha tal o cual plan de ayuda, una línea de microcréditos a emprendedores, un conjunto de medidas de apoyo para la creación de empresas, créditos 'low cost' para jóvenes empresarios y un largo etcétera de posibilidades. Todo parecen ser facilidades para abrir una empresa o poner en marcha un negocio, pero, finalmente, la realidad es bien distinta. Al fin y al cabo, “nadie da duros a cuatro pesetas”, dice la sabiduría popular.

“Con veintitantos han decidido 'liarse la manta a la cabeza' e intentar buscarse la vida con sus propios medios”.

Y si no, que se lo pregunten a estos dos jóvenes, Javier y Carlos, que, además, de estar sobradamente preparados son primos, y con veintitantos han decidido 'liarse la manta a la cabeza' e intentar buscarse la vida con sus propios medios y, claro está, el 'empujoncito' de sus padres. Así, han decidido obviar las 'enrevesadas' condiciones de las ayudas públicas y acudir a una entidad bancaria que, en los tiempos que corren, les ha ofrecido un crédito comercial en condiciones relativamente aceptables para ser jóvenes, pero con la garantía de sus padres, como no podía ser de otro modo.

Han buscado y comparado locales por zonas y precios -lo de los alquileres es otra historia también interesante- y finalmente han decidido abrir su establecimiento en la calle Sillerías, convirtiendo la zona en un “mini pull” de bares que se han puesto de moda, especialmente cuando la calle está cortada al tráfico.

Despues de trabajar duro y hacer de todos los oficios, la apertura de este bar ha supuesto para Javi y Carlos “la luz al final del túnel” en el que se hallaban inmersos después de buscar por todas partes y no encontrar trabajo. Con más de 25 años y sin trabajo, el futuro para ellos se presentaba poco halagüeño, al igual que a tantos jóvenes que tampoco encuentran trabajo ni dentro ni fuera de nuestro país. No todos corren la misma suerte.

LOCAL CON ENCANTO

“El patio de Baco”, que se así se llama el local, es un bar coqueto, con mucho encanto y un patio de cantería con pozo que le convierte en un sitio especial. Está enfocado a todo tipo de público y los clientes de todas las edades, y los d 'titantos', se sienten cómodos allí.

Tiene una decoración suave, sin estridencias, con toques clásicos acordes con las espectaculares bóvedas de ladrillo de 'galleta' que posee y una agradable y soportable música de ambiente.

De momento es un bar orientado al cañeo y vinos de medio día, el plácido café de la tarde y a las copas de primera hora (hasta las 2 de la madrugada).

La cocina va a ser la joya de este bar con una especialización de tapas que, a fecha de hoy, es el secreto mejor guardado: “Este bar va a ser conocido por las tapas”, asegura Javi, al tiempo que se le escapa algo referido a una “tosta con morcilla de sangre y alioli”, que dicho así, suena muy espectacular y no menos apetitoso.

Paladear un buen vino en su patio interior de cantería junto al brocal de su pozo o al pie de su hermosa chimenea, ambos también en piedra, parece un lujo al alcance de pocos. Pero entretener un café, tal vez de puchero, bajo sus bóvedas acogedoras o degustar un licor casero sobre los bien mullidos cojines, mientras se otea tras la cristalera el paso de la calle Sillerias, no parecen tampoco una mala opción.

Entre sus planes inmediatos figura el arreglo del salón que posee en la planta superior, a la que se accede desde el bar, en donde ya se están acometiendo las obras de de decoración y en donde dispondrán de un lugar idóneo para fiestas, reuniones, comidas y meriendas de grupos que quieran celebrar aquí su encuentro.

La gente les desea suerte en su andadura empresarial, que desde luego siempre es necesaria, pero ellos poseen otros valores indispensables como son el tesón, la juventud y las ganas de trabajar. Es su compromiso con el futuro.