Buscar
16:21h. Domingo, 18 de agosto de 2019

LA OPOSICIÓN CRITICÓ EL TONO DEL CONCEJAL NOVELLA

Confirmada la adjudicación de la limpieza y jardines a la UTE Valoriza

El pleno ha desestimado las pretensiones de FCC, la actual empresa concesionaria del servicio de limpieza de Trujillo, y adjudica definitivamente el servicio a la UTE Valoriza (del grupo SACYR) que tendrá que depositar una fianza de casi un millón de euros.
 

Valoriza será la nueva concesionaria del servicio de limpieza.
Valoriza será la nueva concesionaria del servicio de limpieza.

La mesa de contratación se volvió a reunir, a instancias del pleno, para resolver el recurso que la empresa Fomento de Contrata y Construcciones (FCC), actual concesionaria del servicio, había presentado por la adjudicación del nuevo contrato otorgado a la unión temporal de empresas (UTE) formada por Valoriza, Esman y Agroforest (del Grupo SACYR), por un plazo de 10 años y un importe superior a los 10 millones de euros.

Uno de los criterios de valoración, referido a la revisión anual de los costes del contrato y que, al aprecer, podría estar beneficiando ostensiblemente a Valoriza, fue recurrido por FCC y el caso, es que la oposición también veía un posible error en la aplicación del articulado referido a ese punto. No así, para los técnicos de la mesa, que han emitido informes técnicos y jurídicos que desestiman las pretensiones de FCC y confirman la adjudicación a Valoriza.

Al parecer, según cuenta la oposición, el concejal del ramo, Antonio Novella, perdió los papeles en dicha comisión y mantuvo un debate excesivamente subido de tono, “posiblemente poseído por algún espíritu”, dijo Acero en el 'rapapolvo' que le dedicó a Novella en el pleno.  

El caso es que la mayoría absoluta ratificó la adjudicación y requerirá a la empresa para que, en el plazo de unos días, presente la documentación administrativa y una fianza cercana al millón de euros.

Para los socialistas, que fueron cuestionados por apoyar el recurso de FCC y sospechosos de “recibir algo de la actual empresa concesionaria”, esta adjudicación a 10 años hipotecará las decisiones del futuro equipo de gobierno y “le dolerá la cabeza al futuro alcalde”. Además, alabó al actitud de la actual empresa “a la que se le debe actualmente 1,2 millones de euros y ha seguido pagando a sus trabajadores y no ha hecho ningún recorte, en los tiempos que corren”, apuntó Acero.